Cada vez son más los clientes que se decantan por combinar las placas solares con aerotermia, encontrando la solución más eficiente del mercado y multiplicando los beneficios que ya de por sí solas suponen para el usuario.

¿En qué consiste la aerotermia?

El sistema de aerotermia extrae energía del aire exterior mediante una bomba de calor. Este sistema obtiene el calor del aire y lo hace pasar por un circuito interno con líquido refrigerante que después se transmite al sistema de climatización de la vivienda (radiadores, suelo radiante, etc).
¿Sabías que, según el último informe del IDEA sobre consumos de energía del sector residencial, los españoles dedicamos solo a calefacción y agua caliente un 62% de la energía que consumimos, mientras que otro 29% lo dedicamos a iluminación y electrodomésticos? Además, ¿estás cansado de la fluctuación constante de los precios del gasóleo para calefacción?, ¿facturas elevadas de gas natural? Con Aerotermia olvídate de todos estos problemas y comienza a ahorrar desde el mismo día de la instalación, con la calefacción, la refrigeración y el agua caliente sanitaria (ACS) en un mismo sistema, económico, eficiente y sobre todo sostenible ya que trabajamos con una fuente inagotable de energía, el aire.

¿Por qué combinar placas solares y aerotermia?

La bomba de calor del equipo de aerotermia consume alrededor de 1 kWh de electricidad para aportar a la vivienda unos 4 kWh de energía térmica, o lo que es lo mismo, el 75% de la energía que obtenemos a través de la aerotermia es gratuita y solo pagaríamos el 25% de lo que estamos consumiendo. Es aquí donde entra en juego la energía solar fotovoltaica, ya que como la energía que producen nuestros paneles solares es 100% renovable, vamos a conseguir que el equipo de aerotermia también lo sea, dejando de alimentarse de energía de la red eléctrica y consumiendo electricidad totalmente renovable y gratuita.
Como resultado de la combinación de estas dos soluciones de eficiencia energética dispondremos de un autoconsumo no solamente de electricidad, sino también de calefacción, refrigeración y agua caliente.